Fallecimiento del Dr. Jerónimo Forteza

Adiós Jerónimo, el amigo de los amigos.

La verdad es que siento un gran dolor al tener que escribir sobre el fallecimiento del Dr. Jerónimo Forteza.

Pero también considero que es un honor escribir sobre lo mucho y lo muy bueno que ha hecho Jerónimo durante los últimos 60 años. Jerónimo era una persona extraordinaria, sensible, inteligente, con una gran clase y dignidad personal y sobre todo muy amigo de sus amigos.

Jerónimo, o mejor Jero, para mí fue siempre una guía y un consejero. Tenía un gran visión del futuro de nuestra especialidad, siempre lúcida y siempre transmitiendo ilusión y pasión por la Patología.  Fiel al diagnóstico clásico, basado en la hematoxilina eosina, tal y como aprendió de los libros y de su gran amigo Juan Rosai, desde siempre supo y pudo incorporar los últimos avances técnicos y hacer diagnósticos integrados, pensando en los clínicos y especialmente en los pacientes.

Jerónimo nació en 1941 en Godell (Valencia), estudió medicina en Valencia y se formó como patólogo en la Fundación Jiménez Díaz con el Dr. Horacio Oliva (fueron íntimos amigos) y en la Universidad de Ulm (Alemania). Durante toda su vida hizo estancias periódicas de formación continuada, yendo varias veces a Alemania, EEUU y a Israel.

Fue Jefe de Servicio de Anatomía Patológica del Hospital General de Oviedo y del Hospital Juan Canalejo de La Coruña. Como jefe de servicio, hizo una labor encomiable en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela donde, con mucho esfuerzo, formó un gran equipo que en la actualidad sigue siendo un ejemplo de lo que es la patología más moderna. Aunque tenía pasión por los linfomas, la verdad es que su formación era “de un nivel muy alto” en casi todas las especialidades y especialmente en la patología autópsica, de la que era un gran defensor y estudioso.

Como científico tiene un currículum brillante, con más de 250 publicaciones, y fue impulsor y organizador de numerosos cursos y simposios. Recuerdo la pionera y deslumbrante reunión de patólogos que tuvo lugar haciendo el Camino de Santiago el año 2004, con el Dr. Rosai y mas de 100 patólogos. Una experiencia única, dado que combinábamos las caminatas y el autobús con las conferencias por las tardes/noches.

En sus últimos años volvió a Valencia, donde también desarrolló una gran labor en el Instituto Valenciano de Patología de la Universidad Católica de Valencia. Como siempre, buscó y consiguió la mejor tecnología para hacer la patología del más alto nivel. Jerónimo, Jero, una persona  entrañable y un patólogo excepcional a quien  la Sociedad Española de Anatomía Patológica otorgó  finalmente el premio Río Hortega a su labor científica y la  Sociedad Española de Investigación del cancer (ASEICA)  concedió el Cancer Research Award en reconocimiento a su  gran trayectoria en el campo de la investigación oncológica.

Jerónimo Forteza  era un amigo, un compañero que siempre estará con nosotros. Por ello, aunque esta semblanza sea un recuerdo de su fallecimiento, para mí y para muchos no es un adiós, porque su persona, su cariño, su generosidad y su cercanía siempre permanecerán con nosotros.

Descansa en paz Jero y queremos transmitir un abrazo muy fuerte a tus hijos, nietos y a toda tu familia porque siempre llevabas contigo su recuerdo y su amor.

Santiago Ramón y Cajal Agüeras

Fallecimiento del Dr. Jerónimo Forteza

Buscar